Para reflexionar… Mateo un pequeño de 5 años nos enseña una gran lección de cómo dar sin restricción

Dan, encontró 5 centavos de dólares y como para hacer un acto de generosidad le dio al pequeño mateo esos pocos centavos, la alegría de aquel niño en su ingenuidad pensaba que tenía un tesoro en sus manos, mostrándole a todos su valiosa posesión hacia planes en su mente de como iba a gastar: dulces, juguetes y el resto guardaría para volver a comprar.

En ese éxtasis del dinero de mateo los niños comenzaron a buscar a Dan para indagar si tenía más monedas para el resto, dan en un intento de ponerse a salvo de los trémulos infantes les mostro el cepo de monedas de la fundación explicándole que en vez de pedir ellos necesitaban dar… las mellitas en su natural y acostumbrado interrogatorio cuestionaron:

– ¿para qué son todas esas monedas?

Y señalaron el tarro plástico de monedas de la fundación.

– son para comprar la casa de al lado, pues nuestro sueño es que Casa Victoria crezca y poder atender más niños. Contesto Dan

en medio de un solemne silencio de aprobación, de entre todos el pequeño mateo se acerco y extendió sus 5 centavos y le dijo al adulto:

– Yo quiero también dar para comprar la casa de al lado. Y extendió su tesoro al cepo de monedas.

Como esta historia nos recuerda la ofrenda de la viuda pobre que relata la biblia, Mateo nos da esperanza de creer que si la vamos a conseguir.

Cuanto estas dispuesto a dar para alcanzar este sueño. Cuál es tu ofrenda de corazón.